¿Comes sano pero aun así te pones enfermo? – Estas son las posibles causas

La fortaleza del sistema inmunológico depende de múltiples factores, no sólo de la alimentación

0
285
¿Comes sano pero aun así te pones enfermo? – Estas son las posibles causas

Digamos que han pasado varios años desde que tomaste la decisión de comer más saludable, y actualmente tu dieta está compuesta mayoritariamente por ingredientes naturales. Aun así, de vez en cuando te pones enfermo, ya sea con un resfriado, una gripe, una infección bacteriana o con otras enfermedades que andan sueltas por ahí y no entiendes por qué.

Lo cierto es que el ejemplo de arriba se aplica a muchas personas que han decidido seguir una alimentación saludable y que a pesar de todos los esfuerzos que realizan sus cuerpos aún tienen momentos de debilidad. Muchos me han preguntado por qué al seguir una dieta más saludable siguen enfermándose con la misma frecuencia que otros que no prestan tanta atención a su alimentación.

En primer lugar, hay que decir que para tener un cuerpo más resistente a las enfermedades hay que enfocar los cambios más allá de la alimentación, pues la alimentación es sólo uno de los factores que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico.

Los problemas de carácter espiritual o personal, los conflictos internos o con otras personas, las energías negativas acumuladas durante largos períodos de tiempo, la falta de sueño de calidad (entre las 22:00 y las 6:00 horas), la falta de ejercicio físico, la deshidratación aguda, la falta de proyectos de futuro o de ganas de vivir pueden ser posibles causas de un sistema inmune debilitado.

  1. Estado de ánimo negativo y desequilibrio emocional. Centrar nuestra mente en las cosas negativas que nos ocurren, sin apenas apreciar los elementos positivos, criticar constantemente situaciones o personas, estar demasiado tristes o preocupados, son cosas que pueden alternar los niveles de pH en nuestro cuerpo, aumentando la acidez y el malestar y transformándolo en un entorno propenso a las enfermedades.
  2. La falta de sueño de calidad. El intervalo horario 22:00-06:00 es ideal para que nuestro cuerpo lleve a cabo las actividades de limpieza y regeneració Las noches sin dormir pueden debilitar el sistema inmunológico o provocar desequilibrios importantes en el pH. Así que si quieres gozar de una mejor salud empieza por organizar mejor tus horas de sueño. Tu cuerpo te lo agradecerá.
  3. La falta de ejercicio físico, aparte de desarrollar problemas en las articulaciones, huesos o músculos, también conserva la acidez en el cuerpo y debilita el sistema inmune. Si no tienes tiempo de ir al gimnasio, trata de tomar más pausas en el trabajo, extender los músculos al menos 3-4 veces al día, andar con más energía, respirar correctamente y disfrutar más de la naturaleza.
  4. La falta de una alimentación equilibrada, basada sobre todo en frutas y nueces y menos en brotes, verduras o diversas hortalizas de raíz, pueden ser una de las causas del debilitamiento de tu cuerpo. Asegúrate de conseguir todos los nutrientes necesarios cada día y de tener una alimentación de lo más variada posible, sin discriminar ciertas verduras en favor de otras, porque cada una te aportará algo diferente.

Sobre todo, no olvides nunca el aspecto más importante: centrarte sólo en la alimentación no es suficiente para tú salud integral (cuerpo y mente).

Para conseguirlo es importante que resuelvas los problemas fundamentales de tu vida, ya sea laborales (por falta de trabajo o por cosas del trabajo), sentimentales (discusiones en la pareja, celos, etc.), emocionales (baja autoestima, estrés, depresión, ansiedad, etc.) u otros, pues pueden ser factores determinantes para poder avanzar hacia un cuerpo más sano y un estado de ánimo más feliz.

¿Comes sano pero aun así te pones enfermo? – Estas son las posibles causas
4.7 (93.33%) 3 votes

DEJAR UNA RESPUESTA