6 prebióticos naturales que debemos incluir en nuestra dieta

Estas son las mejores fuentes naturales de prebióticos

0
2443
Fuentes naturales de prebióticos

Ya se sabe que los prebióticos ayudan a restablecer la flora intestinal, asociada con el buen funcionamiento del sistema digestivo y un sistema inmune más fuerte. Por ello, independientemente del tipo de dieta que llevas, es importante aprovechar los beneficios de los prebióticos procedentes de fuentes naturales.

Un estudio realizado hace 4 años vincula una dieta rica en prebióticos con un menor riesgo de desarrollar cáncer colorrectal. Otros estudios han sugerido que los prebióticos mejoran la absorción del calcio y la densidad ósea. Del mismo modo, una investigación realizada sobre las dietas de adelgazamiento muestra que los prebióticos aumentan los niveles de saciedad después de comer.

Pero antes de nada, vamos a ver cuál es la principal diferencia entre los prebióticos y los probióticos.

Prebióticos vs. Probióticos – Qué son y en qué se diferencian

Según la Organización Mundial de Gastroenterología, los probióticos son bacterias “buenas” que conservan la salud del sistema digestivo controlando el crecimiento de las bacterias dañinas.

Por otro lado, los prebióticos son una especie de carbohidratos que no pueden ser digeridos por el cuerpo humano. Básicamente, son el alimento de los probióticos, y trabajan conjuntamente para mantener el buen funcionamiento del sistema digestivo.

Una de las mejores fuentes de probióticos es el yogur, que contiene bacterias beneficiosas como la Bifidobacteria o la Lactobacillus. También hay muchos probióticos en la sopa de miso, quesos fermentados, etc.

Otro aspecto importante es que actualmente no hay ningún alimento que tenga tanto prebióticos como probióticos en su composición, aunque se pueden encontrar suplementos con ambos.

A continuación te mostramos las seis fuentes alimenticias de prebióticos y cómo podemos incluirlas en nuestras dietas, según informa Health.com.

Espárragos

Aparte de mejorar nuestra salud general gracias a sus propiedades detoxificantes, antiinflamatorias y antioxidantes, el consumo de espárragos crudos es una buena fuente de probióticos, siempre y cuando no haya sido cocinado demasiado para no perder sus propiedades naturales.

El espárrago puede ser consumido crudo o al vapor con el fin de aprovechar la buena dosis de prebióticos que nos ofrece.

Plátanos

Una fuente natural de prebióticos, los plátanos tienen que ser consumidos siempre y cuando no están completamente maduros con el fin de aprovechar este beneficio. Podemos cortarlos en rodajas o mezclar con mantequilla de almendras, yogur o podemos preparar un smoothie de plátanos con mango.

Diente de León

Puede incluirse en nuestra dieta fácilmente añadiéndolas a cualquier tipo de ensaladas, o como guarnición para platos principales. Con el fin de compensar el sabor amargo de las hojas de diente de León, podemos mezclarlas con una salsa de limón, ajo y almendras.

Ajo

La mejor forma de aprovechar la cantidad de prebióticos disponible en los ajos es consumirlos crudos. Ya sea en ensaladas, platos preparados o de manera independiente, el ajo lucha contra el desarrollo de las bacterias malas y contra la inflamación, en todas sus formas.

Alcachofas

Al igual que en el caso del ajo, lo mejor es consumir las alcachofas crudas para beneficiar de su aporte de prebióticos. Se puede agregar a ensaladas de verduras, pero también a ensaladas de frutas o salsas, en combinación con aceite de coco, jengibre fresco, canela y jarabe de arce.

Cebolla

Tanto cruda como hervida o salteada, la cebolla es una importante fuente de prebióticos. Se puede agregar a alimentos cocinados, o en ensaladas. Es uno de esos alimentos indispensables para una dieta equilibrada.


Warning: A non-numeric value encountered in /home/customer/www/vivessa.net/public_html/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 352

DEJAR UNA RESPUESTA